Lo expuesto en el artículo «¿Como afecta la reforma del Código Penal a las Personas Jurídicas?» nos lleva a las conclusiones siguientes:

De las posibles conductas delictivas cometidas por la Asesoría al prestar el servicio contratado (Confección de la Renta, Impuesto de Sociedades, declaraciones de IVA, elaboración de nóminas, contratos, etc.) además de responder la Asesoría por el posible delito cometido por cualquiera de sus empleados, también será responsable penalmente la pyme que contrató dicho servicio, pues dichos trabajos los realiza la asesoría por cuenta de la Pyme y en su beneficio directo o indirecto.

En definitiva la pyme debe controlar los trabajos que realiza la Asesoría de forma análoga a como lo hace con las tareas que le encarga a sus propios empleados.

Dicho con otras palabras si el empleado de la Asesoría comete un delito y la pyme (por cuenta de quien realiza el trabajo) no tiene implantado el Modelo de Organización y Gestión, dicha pyme también es responsable penalmente del delito cometido por el empleado de la Asesoría.

Conclusión:

En consecuencia es muy aconsejable que con independencia de que la asesoría establezca su Modelo de organización y gestión, igualmente se preocupe de que sus clientes Personas Jurídicas también tengan implantado el Modelo de Organización y Gestión. De esta forma cualquier delito involuntario cometido por un empleado de la Asesoría no tendría repercusión penal sobre el cliente en cuyo nombre se desempeña el trabajo.

De no ser así el riesgo que asume el asesor tiene una importancia relevante, pues cualquier conducta delictiva de un empleado puede poner en peligro la continuidad del cliente o clientes afectados.

¡Proteja su despacho!

No ponga en riesgo su parque de clientes personas jurídicas ante penas tan graves como son: las multas con intervención judicial, la suspensión de la actividad o incluso el posible cierre de la persona jurídica

Si no puede usted garantizar que un empleado de su despacho no cometa una actividad delictiva…

¡tampoco podra evitar que sus clientes personas jurídicas tengan responsabilidad penal!